domingo, 27 de abril de 2014

NO A LA LEY ANTIPROTESTA
SEGUIREMOS LUCHANDO EN LAS CALLES


El oficialismo ha presentado dos proyectos de ley para restringir la protesta social. Al promovido por el diputado del FpV chaqueño, Juan Manuel Pedrini, denominado “Ley de convivencia en manifestaciones públicas”, se le suma el más reciente de las diputadas Diana Conti del FpV y Alicia Comelli del MPN (partido de Sobisch y Sapag): “Mediación obligatoria frente a los conflictos sociales”. Ambos merecen nuestro más enérgico repudio.
Nuestro compromiso en la lucha contra la criminalización de la protesta se profundiza hoy, cuando el gobierno propone proyectos de ley para limitar el derecho a manifestarse. El primero de los proyectos, que tiene al Ministerio de Seguridad como autoridad de aplicación, clasifica a las protestas en "legítimas" e "ilegítimas" y exige una notificación de 48 hs. ante la autoridad policial para realizar una manifestación. Además determina que deberá indicarse el lugar, tiempo estimado y objeto de la protesta, y designar un delegado. Si se considera que una manifestación es ilegítima y que afecta derechos de terceros puede ser dispersada por las fuerzas de seguridad en el momento. El segundo proyecto mantiene como finalidad avanzar sobre la protesta y reducir su alcance o bien desalojar los cortes de calles, pero propone algunos cambios de forma en su aplicación. Mientras hace extensivo el marco de intervención a ocupaciones de fábricas o edificios públicos, también prevé que la mediación quede a cargo del Ministerio de Justicia, aunque se explicita que el Ejecutivo puede solicitar la intervención de otros ministerios, lo que incluye al de Seguridad.
En los últimos años la criminalización de la protesta ha aumentado exponencialmente. Actualmente hay más de 5.000 causas judiciales en Argentina contra luchadores populares, cuyo delito ha sido reclamar condiciones dignas de trabajo, vivienda, salud, educación, un medio ambiente sano. Todos derechos fundamentales de los seres humanos. Durante el gobierno kirchnerista, con la militarización en los barrios a través de gendarmería, la policía y prefectura, se produjeron 2.400 asesinatos por gatillo fácil. La represión crece, a la par de la inflación y el ajuste, con el asesinato de 21 compañeros en las movilizaciones, con la condena a perpetua de los trabajadores de Las Heras. Son solo algunos ejemplos de cómo el pueblo trabajador es atacado por un sistema político y judicial que garantiza los privilegios de unos pocos frente a las necesidades de la mayoría.
En el segundo proyecto de ley antes mencionado, y como eventual “concesión” al progresismo, se menciona una amnistía para los luchadores sociales que abarcaría a los procesados entre el 10 de diciembre de 2001 y la fecha de sanción de dicho proyecto como ley, exceptuando “casos de homicidio, lesiones graves o cualquier otro que implique el ejercicio directo de violencia física sobre las personas”. Esta salvedad, por un lado, deja afuera a una gran cantidad de procesados con carátulas que exceden ampliamente las acciones realizadas en las protestas y nada resuelve acerca de los luchadores sociales perjudicados por verdaderos montajes judiciales, como en el caso de los petroleros de Las Heras condenados por asesinato sin ningún tipo de pruebas. Por otro lado, esta pseudo-amnistía aparece luego de las numerosas críticas desatadas incluso al interior del kirchnerismo ante el primero de los proyectos presentados. Además, como es lógico, nada garantiza que los miles de procesados desde 2001 a la fecha no sean reemplazados por otros tantos a partir de la aplicación de ésta u otras leyes represivas.
Consecuentemente con la sanción de la Ley Antiterrorista, la designación de Sergio Berni, el nombramiento de César Milani como Jefe de las Fuerzas Armadas, el "Proyecto X", entre otras medidas “nacionales y populares”, el gobierno nacional presenta estos nuevos proyectos, en medio de un creciente auge de las protestas sociales, persistiendo en su intento por profundizar su criminalización, la persecución ideológica y política.
Por más modificaciones que se les hagan, estos proyectos de ley no buscan más que impedir que nos organicemos y salgamos a las calles a luchar por nuestros derechos. Por ello, debemos unir todas nuestras fuerzas para decir NO a la Ley Antiprotesta. Porque seguiremos luchando por nuestros derechos y por construir un mundo realmente justo.

. NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA
. LIBERTAD A LOS PRESOS POR LUCHAR
.CIERRE DE LAS CAUSAS Y ANULACIÓN DE LAS CONDENAS A LOS LUCHADORES POPULARES PROCESADOS
. ABSOLUCIÓN DE LOS PETROLEROS DE LAS HERAS
.UNIDAD DE LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS, SINDICALES, DE DERECHOS HUMANOS, ESTUDIANTILES Y SOCIALES

 
El martes 29 de abril, a las 13 hs, movilizamos frente al anexo del Congreso Nacional, junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia para acompañar la presentación de la LEY CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL, para que se cierren todas las causas penales iniciadas por participar en protestas, manifestaciones o cualquier otra forma de lucha.
 
27-04-14 // AGRUPACIÓN HOMBRE NUEVO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada